El estado emocional de la embarazada tiene una mayor influencia a largo plazo sobre el niño que su estado emocional durante el primer año de vida del pequeño. Una de las principales amenazas que acechan la salud de las generaciones futuras es la contaminación intrauterina debido a la acción de moléculas artificiales presentes en las grasas solubles. La primera hora que sigue al nacimiento conforma todo un período crítico en nuestro desarrollo de la capacidad de amar. La oxitocina está presente en la leche humana. Es decir, el bebé que es amamantado absorbe cierta cantidad de la hormona del amor a través del tracto digestivo. Durante el parto y el nacimiento, el bebé libera sus propias endorfinas, de lo que se deduce que, en la hora siguiente al nacimiento, tenemos a una madre y a un bebé impregnados de opiáceos. Como mamíferos que somos, las necesidades básicas de las mujeres a la hora de parir son: seguridad, intimidad y calidez ambiental. Es vital que los profesionales que atienden partos comprendan el significado y la importancia de la palabra silencio. En nuestras sociedades, donde la sexualidad genital está considerablemente reprimida, los partos son más difíciles. La depresión posparto masculina es más común que la depresión posparto femenina, aunque no se reconozca como tal.

VIDA FETAL EL NACIMIENTO Y EL FUTURO DE LA HUMANIDAD

$2.300
VIDA FETAL EL NACIMIENTO Y EL FUTURO DE LA HUMANIDAD $2.300

El estado emocional de la embarazada tiene una mayor influencia a largo plazo sobre el niño que su estado emocional durante el primer año de vida del pequeño. Una de las principales amenazas que acechan la salud de las generaciones futuras es la contaminación intrauterina debido a la acción de moléculas artificiales presentes en las grasas solubles. La primera hora que sigue al nacimiento conforma todo un período crítico en nuestro desarrollo de la capacidad de amar. La oxitocina está presente en la leche humana. Es decir, el bebé que es amamantado absorbe cierta cantidad de la hormona del amor a través del tracto digestivo. Durante el parto y el nacimiento, el bebé libera sus propias endorfinas, de lo que se deduce que, en la hora siguiente al nacimiento, tenemos a una madre y a un bebé impregnados de opiáceos. Como mamíferos que somos, las necesidades básicas de las mujeres a la hora de parir son: seguridad, intimidad y calidez ambiental. Es vital que los profesionales que atienden partos comprendan el significado y la importancia de la palabra silencio. En nuestras sociedades, donde la sexualidad genital está considerablemente reprimida, los partos son más difíciles. La depresión posparto masculina es más común que la depresión posparto femenina, aunque no se reconozca como tal.