Blanca era alegre, cariñosa y un poco distraída. Ella quería ser una chica como todas, sin obligaciones de princesa. Quizás por eso siempre había que llamarla varias veces cuando se requería su presencia en el palacio. “Blanca, ¿vienes?”, se cansaba de gritar su padre con vozarrón de rey. Pero no había caso: Blanca siempre se demoraba. Y también lo hizo en el aburrido cumpleaños que le organizaron sus padres. Es que Blanca tenía planeada una fiesta diferente, la más original y divertida que se celebró en el reino.

BLANCA, ¿VIENES?

$620
BLANCA, ¿VIENES? $620

Blanca era alegre, cariñosa y un poco distraída. Ella quería ser una chica como todas, sin obligaciones de princesa. Quizás por eso siempre había que llamarla varias veces cuando se requería su presencia en el palacio. “Blanca, ¿vienes?”, se cansaba de gritar su padre con vozarrón de rey. Pero no había caso: Blanca siempre se demoraba. Y también lo hizo en el aburrido cumpleaños que le organizaron sus padres. Es que Blanca tenía planeada una fiesta diferente, la más original y divertida que se celebró en el reino.