Me gusta ir con un paraguas a recoger a mi padre a la salida del trabajo. Me gusta acurrucarme junto a mi madre para escucharla tocar el piano. También me gusta que entréis cada noche sigilosamente en mi cuarto para darme un beso. Un beso, solo un beso, y me dormiré enseguida…
Woody emprende con su perro Pudin un viaje en un vagón de tren vacío rumbo a casa de su abuelo. Un cambio radical e imprevisto le ha hecho olvidar, pesaroso, muchas de las cosas bonitas de su vida. Solo sus sueños y el variopinto paisaje del trayecto lo animan a seguir esforzándose por crecer recto, hasta que, poco a poco, empieza a recordar.

Para nuestros seres queridos, un beso basta para descubrir prodigios; un beso basta para encontrar el valor necesario para crecer rectos. Puede que todos seamos retoños, con las esperanzas puestas en el futuro, pero no debemos dejar nunca de besarnos.

UN BESO Y ADIÓS

$1.950
UN BESO Y ADIÓS $1.950

Me gusta ir con un paraguas a recoger a mi padre a la salida del trabajo. Me gusta acurrucarme junto a mi madre para escucharla tocar el piano. También me gusta que entréis cada noche sigilosamente en mi cuarto para darme un beso. Un beso, solo un beso, y me dormiré enseguida…
Woody emprende con su perro Pudin un viaje en un vagón de tren vacío rumbo a casa de su abuelo. Un cambio radical e imprevisto le ha hecho olvidar, pesaroso, muchas de las cosas bonitas de su vida. Solo sus sueños y el variopinto paisaje del trayecto lo animan a seguir esforzándose por crecer recto, hasta que, poco a poco, empieza a recordar.

Para nuestros seres queridos, un beso basta para descubrir prodigios; un beso basta para encontrar el valor necesario para crecer rectos. Puede que todos seamos retoños, con las esperanzas puestas en el futuro, pero no debemos dejar nunca de besarnos.