Soy aquel niño, soy aquella niña que, jugando a ser, lejos de esa jaula que atrapa y lastima, solo intenta jugar. Sí, JUGAR con mayúsculas: jugar a que papá y mamá, papá papá, o mamá mamá, cualquiera sea la fórmula, aprendan a escucharme, a leerme, a sostenerme, y lejos de imitar al cazador acechoso, me acompañen a la selva infinita que, por arte de magia, y señalada por una vara, me pierda en la inmensa libertad. Jugué con el balde y la pala, jugué con la cocinita y también con la muñeca.
En mi puñado de anhelos existe uno gigante y hasta diría mi favorito: deseo verles corriendo, entremezclades de colores, verles felices, con raspones y cicatrices, verles en lo alto, y en lo bajo, pero sostenides, lejos del mandato, y abrazades a cada rato.

Soy Alexa

$300
Soy Alexa $300
Soy aquel niño, soy aquella niña que, jugando a ser, lejos de esa jaula que atrapa y lastima, solo intenta jugar. Sí, JUGAR con mayúsculas: jugar a que papá y mamá, papá papá, o mamá mamá, cualquiera sea la fórmula, aprendan a escucharme, a leerme, a sostenerme, y lejos de imitar al cazador acechoso, me acompañen a la selva infinita que, por arte de magia, y señalada por una vara, me pierda en la inmensa libertad. Jugué con el balde y la pala, jugué con la cocinita y también con la muñeca.
En mi puñado de anhelos existe uno gigante y hasta diría mi favorito: deseo verles corriendo, entremezclades de colores, verles felices, con raspones y cicatrices, verles en lo alto, y en lo bajo, pero sostenides, lejos del mandato, y abrazades a cada rato.