En las luchas por la Independencia, fueron muchas las mujeres que dieron batalla de diferentes maneras a los europeos que invadían la tierra y los cuerpos. Mulatas, negras, originarias, mestizas, madres, esposas, hijas, sirvientas, cacicas... todas pelearon contra la insaciable sed de oro, riquezas y poder de los conquistadores. A pesar de la valentía y la fuerza de estas miles de mujeres, la historia las ignoró en la mayoría de los casos, y cuando habló de ellas, las minimizó, reconociéndoles sólo tareas complementarias y nunca protagónicas. Hasta no hace tanto, el rescate de estas guerreras se realizó de dos modos: o se les atribuía cualidades, destrezas y sentimientos masculinos; o se las relacionaba forzadamente con la maternidad y el matrimonio, de manera que se ocultaba el rol político que cumplieron.
Este trabajo se propone darles rostros y cuerpos a esas luchadoras, libres, independientes. Rescatarlas del desconocimiento y el silencio desde nuestra propia imaginación de mujeres del presente que necesitamos conocerlas con sus fortalezas, contradicciones, miedos, capacidades, como las verdaderas protagonistas ocultadas de nuestra historia. Es por nosotras y por las y los que vienen. Porque a la historia la reescribimos todos los días y porque las niñas, niños y jóvenes del futuro se merecen conocer nuestra propia historia. Porque salvándolas en nuestra memoria, nos estamos salvando a nosotras mismas.

Libertarias. Mujeres que dejan huella

$400,00
Libertarias. Mujeres que dejan huella $400,00
  • Inpaz Libros Av. Gaona 3125

    Gratis
En las luchas por la Independencia, fueron muchas las mujeres que dieron batalla de diferentes maneras a los europeos que invadían la tierra y los cuerpos. Mulatas, negras, originarias, mestizas, madres, esposas, hijas, sirvientas, cacicas... todas pelearon contra la insaciable sed de oro, riquezas y poder de los conquistadores. A pesar de la valentía y la fuerza de estas miles de mujeres, la historia las ignoró en la mayoría de los casos, y cuando habló de ellas, las minimizó, reconociéndoles sólo tareas complementarias y nunca protagónicas. Hasta no hace tanto, el rescate de estas guerreras se realizó de dos modos: o se les atribuía cualidades, destrezas y sentimientos masculinos; o se las relacionaba forzadamente con la maternidad y el matrimonio, de manera que se ocultaba el rol político que cumplieron.
Este trabajo se propone darles rostros y cuerpos a esas luchadoras, libres, independientes. Rescatarlas del desconocimiento y el silencio desde nuestra propia imaginación de mujeres del presente que necesitamos conocerlas con sus fortalezas, contradicciones, miedos, capacidades, como las verdaderas protagonistas ocultadas de nuestra historia. Es por nosotras y por las y los que vienen. Porque a la historia la reescribimos todos los días y porque las niñas, niños y jóvenes del futuro se merecen conocer nuestra propia historia. Porque salvándolas en nuestra memoria, nos estamos salvando a nosotras mismas.