En el pueblo de Birka, donde vivían los vikingos, había una tienda de regalos. A Hugo le encantaba ir allí y revolver la cesta con "Huevos de Dragón", huevos que en realidad eran piedras que se vendían como recuerdos a los turistas. Compró tres: dos muy pesados y uno extrañamente liviano, y por la noche los acomodó cerca de la estufa de sus casa.

En medio de la oscuridad y el silencio, un ruido extraño se escucho... como si un huevo hubiera empezado a descascararse.

EL ÚLTIMO DRAGÓN

$770
EL ÚLTIMO DRAGÓN $770

En el pueblo de Birka, donde vivían los vikingos, había una tienda de regalos. A Hugo le encantaba ir allí y revolver la cesta con "Huevos de Dragón", huevos que en realidad eran piedras que se vendían como recuerdos a los turistas. Compró tres: dos muy pesados y uno extrañamente liviano, y por la noche los acomodó cerca de la estufa de sus casa.

En medio de la oscuridad y el silencio, un ruido extraño se escucho... como si un huevo hubiera empezado a descascararse.